NATILLAS CON MERENGUE

20150827_213807

Las natillas es un postre lácteo que goza de muchos adeptos en toda España. Se trata de una crema elaborada con leche, yemas de huevo, azúcar y al que se le añade algún aroma como la vainilla, la canela o el limón.
No es conocido, con certeza, el origen de este postre. Unos lo sitúan en los conventos debido a la naturaleza sencilla de su elaboración, a su reducido coste y a la riqueza alimentaria ya que, no en vano su receta, está basada en grasa animal y proteínas –huevo y leche- y la austeridad y sobriedad que no permitía pecar de gula a los buenos franciscanos le daba un plus de permisividad. Aunque otros autores citan Roma o Francia como cuna de las natillas. Parece cierto que es, pese a todo, un postre mediterráneo y, como tal, lo incluimos dentro de nuestro recetario.

Sus ingredientes son los siguientes:

1 litro de leche, 6 huevos, 300 gramos de assssúcar, que diría Celia Cruz, 2 cucharaditas de harina y una corteza de limón. A ser posible los limones que sean de Motrico, que es donde más aroma tienen. Manos a la obra…

Se pone a cocer la leche con un par de trozos de piel de limón, evitando que la piel contenga materia blanca del limón, ya que ésta amarga más que la cuesta de enero. En un cazo aparte se baten 2 huevos enteros y cuatro yemas (reservas las claras, como hacía Heidi) con el azúcar y la harina. Coja una varilla y cante con Antonio Machín mientras bate: Maniiiiiiii, si te quieres con el pico divertir comete un cuchurichito de maní…

20150827_172011

Cuando todo esté bien mezclado se añade la leche colada y se pone al baño de María. Se mantiene al fuego, sin dejar de mover ni un solo instante, hasta que espese, retirándolo antes de que hierva y le monte a usted un desastre en la inducción. Si cuecen las natillas, se cortan; en caso de que, por un descuido –ya sabe ese bolso de Hermes a diez euros que ha creído ver en la tele o tal- hayan hervido y se corten, dejen ustedes enfriar y vuelvan a batir. Aquí no se desperdicia nada. Una vez espesadas se vierten en una fuente que no sea muy honda, y se dejan enfriar, moviendo de vez en cuando para que no se forme nata en la superficie. Con las dos claras que hemos reservado se prepara un merengue y se decoran con él las natillas, formando bolas con la manga pastelera o, si lo prefiere, pase usted del merengue y ponga, en la superficie, unas buenas paciencias de Almazan, en Soria.

20150827_213436

POSTDATA. No tire la vaina de vainilla o el palito de canela tras su uso. Se guarda en una bolsita de plástico y se congela para su próximo uso. Hay que ahorrar… que Hacienda aprieta.

 

Advertisements
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s