MERMELADA DE TOMATES

20151206_190019

EL PRODUCTO
Las personas que consumen tomates reducen en un 50% las posibilidades de sufrir accidentes cardiovasculares. Esto es gracias a la protección que reciben las arterias del licopeno. Un tomate mediano alcanza el 90% de la dosis diaria recomendada para una persona física o jurídica como usted y como yo.
El tomate no tiene grasas ni calorías, pero es una fuente importantísima de vitaminas A y C y minerales como el calcio, el magnesio, el fósforo y el hierro además de otros como el manganeso, el potasio y el sodio. Aproximadamente un 95% de su composición es agua, por lo que una ensalada que contenga tomates aporta gran cantidad de nutrientes y, al ser saciante no engorda.
Debido a su mezcla de minerales y vitaminas comer tomate diariamente ayuda a mantener una vista sana e impide la aparición de llagas y otras pupas en la boca.
También, según dicen los universitarios de Harvard, que en esto del tomate son como Las Ketchup, pero sin Aserejé, dicen que consumir tomates habitualmente ayuda a prevenir el cáncer de páncreas, esófago, y el de mama, entre otros ¿Y eso, se preguntará usted? Pues, una vez más por el licopeno, que es como la purga de Benito, pero en ensalada.

INGREDIENTES
500 gr. de tomates maduros
250 gr. de azúcar
El zumo de una lima

PREPARACIÓN
En primer lugar hay que pelar los tomates. Lo mejor es escaldarlos en agua caliente durante unos segundos tras haberles hecho una cruz en la base (curioso eufemismo para no decir culo). Una vez escaldados es facilísimo pelarlos.

20151206_103802

Trocearlos y pesarlos para comprobar el peso real, una vez pelados y retirado el pedúnculo. Ajustar el azúcar de los ingredientes al peso real del tomate en base a la misma relación. Añadir el azúcar al tomate junto con el zumo de la lima. Dejar reposar durante, al menos dos horas para que se mezclen los sabores. Una vez transcurridas las dos horas poner al fuego la cazuela removiendo, continuamente la mezcla.

20151206_182117

Ir comprobando el espesor en base a levantar la cuchara y observar si lo que cae es líquido, y por tanto cae rápidamente o, por el contrario, se empieza a solidificar y cae lentamente. Esto te llevará unos tres cuartos de hora. No dejar más tiempo pues, al enfriarse, el espesor aumentará y se hará más compacta. Embotarla con un cierre hermético y guardarla en la nevera hasta el momento del consumo.

20151206_184350

Advertisements
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s