CABRITO LECHAL AL HORNO DE MARTIN MEAGHER

EL PRODUCTO

El cabrito, como el cordero lechal, es un plato tradicional de la cocina española que está presente en todas las celebraciones. Asar un cordero o, como en este caso, un cabrito no requiere de ningún arte ni de ninguna maña específica. Desengáñese de aquellos gafes que preconizan el horno de leña –apenas si queda alguno- o rancias y viejunas costumbres como untarlo de esa Nivea que llaman manteca. Quite, quite… que el cordero toma el sol bajo sus incipientes lanas y no precisar de protector solar. Lo que hace falta para asar y degustar el mejor lechazo, ya sea de cabrito o de cordero, es que este sea bueno. Y punto.

images

Martin Meagher es un muy buen amigo irlandés que salió de su país, montado en una bicicleta y, dando vueltas por el mundo arriba, llegó a nuestro país donde, -listo que es él- se instaló definitivamente. Hoy vive en Markina, Vizcaya, y se recorre todos sus caseríos buscando cabritos, quesos artesanales y la mejor de la verdura que, incluso, cuida en su propia huerta. Él fue el responsable de este extraordinario cabrito y aquí se deja constancia, para general conocimiento. ¡Viva Irlanda!

INGREDIENTES (4 personas)

Medio cabrito lechal de calidad superior

Sal

Agua y una fuente pyrex resistente al calor

PREPARACIÓN

Poner el horno a calentar a 180 grados y cuando ya esté caliente salar el cabrito y depositarlo sobre la bandeja del horno. No haga nada más. Ya no necesita más que tiempo y calor.

Tras depositar la pieza de carne en el horno llene una fuente de vidrio tipo pyrex, resistente al calor de agua del grifo y colóquela bajo la fuente donde está la carne.

31xz9soxdWL._AC_UL480_SR480,480_

Esta agua impedirá que la carne se seque. No añada agua a la carne puesto que se cocería. Después de 90 minutos saque la bandeja del horno y de la vuelta a la carne. Rellene, nuevamente, de agua la fuente pyrex. Téngala otros 90 minutos.

20160327_114558

Cuando ya esté la carne asada poner el grill y dejarla durante 5 minutos para que la piel se churrasque. Ya está hecha. Sin más, ni más.

bodega-chema-1

P.D.- Si quiere usted rizar el rizo y darle un sabor “a leña” añada al agua una rama de encina seca para que, el calor y el vapor del agua, le trasladen su aroma a la carne.

Advertisements
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s