ENSALADA DE TOMATE CORAZÓN DE BUEY Y AGUACATE

20160517_132105

EL PRODUCTO

Dentro de las nuevas variedades de tomate –corazón de buey, rosa, kumato, raf…- uno sobre todos ellos, el corazón de buey, destaca por su sabor, su jugosidad, la ausencia prácticamente absoluta de piel y un dulzor y una carnosidad que le hacen único. Además, la escasa presencia de semillas hace de este tomate, que recuerda, en parte, a la variedad Montserrat, único para estos momentos en que aún no han comenzado los tomates de “huerto”. Los auténticos y genuinos tomates que se crían, en las riberas de ríos, en acantilados frente al mar o en huertos regados por el sistema de inundación que son, en suma, quienes nos proporcionan ese maravilloso sabor único del tomate de siempre.
El corazón de buey es un tomate de un rojo intenso, brillante, con una tonalidad interna rosácea y una carnosidad única. La rugosidad de su exterior le hacen que recordemos aquella máxima de nuestra abuela: los tomates feos son los más sabrosos. ¡Cuánta razón! Resultan muy delicados pero siempre exitosos en la ensalada caprese, en las simples con aceite de oliva virgen y unas costras de sal en escama sin nada más que le enturbie su dulzor o en cualquier otro tipo de ensalada. ¡Qué decir de su jugo introducido en una esquina del pan, con un poco de aceite y un poco de sal! Hoy no; hoy vamos a hacer nuestra ensalada más andaluza… Allá va.

INGREDIENTES

Tomate corazón de buey
Aguacate granadino
Sal en escamas
Aceite de oliva virgen extra variedad hojiblanca
Unas hojas de albahaca (optativo)
El zumo de un buen limón alpujarreño

PREPARACIÓN

Tan sencillo como cortar en pequeños trozos el tomate y disponerlos en el fondo de la ensaladera. Posteriormente cortar un aguacate extrayendo el hueso y, con una cucharilla, extraer la pulpa que se cortará en lonchas y se pondrán encima del tomate. Disponer una buena cantidad del excelente aceite de oliva virgen extra y el zumo del limón, procurando que no caigan simientes. Remover para que se incorpore la salsa por toda la ensalada. Si gusta –yo no lo pongo para no enmascarar los sabores- se pueden incorporar algunas hojas de albahaca, unas aceitunas negras o una cebolleta cortada en aros.

Advertisements
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s