EL BRÓCOLI DE ALFREDO, CON BECHAMEL


EL PRODUCTO

El brócoli de Alfredo no tiene ningún producto químico alguno. Ni fosfatos, ni fosfitos; ni sulfatos, ni sulfitos. El brócoli de Alfredo, lo que sí que tiene, son alguna que otra araña, hormigas o mariquitas -con perdón- porque es un producto natural de su huerto en Langa de Duero. El brócoli de Alfredo, como los brócolis de los verduleros es saciante, antioxidante, depurativo, preventivo del cáncer y fortalecedor de las defensas y aportador de vitaminas y minerales. El brócoli -el de Alfredo y el de los otros- es rico en agua, hasta en un 90% de su composición. Tiene macronutrientes como la proteína vegetal, hidratos de carbono y un contenido muy bajo de grasa. De entre sus minerales, potasio, fósforo, calcio, magnesio, sodio, hierro, yodo y cinz. Está considerado, por los fitoquímicos y antioxidantes un superalimento ya que su valor calórico es muy bajo, apenas 35 kcal por cada 100 gramos. Como tiene tan poquita “chicha” podemos añadir una salsa bechamel ligera -si usted quiere adelgazar puede hacer una velouté en lugar de una bechamel- y un poco de queso rallado para darle más fuste y gloria.

INGREDIENTES

Brócoli

Agua

Sal

Aceite de oliva virgen

Para la salsa bechamel

50 gramos de mantequilla.

1 cucharada grande de harina (unos 25-30 gramos)

1 cucharada pequeña de sal marina

Unas vueltas del molinillo de pimienta negra molida.

Rasca, un poco de nuez moscada.

PREPARACIÓN

Limpiar bajo el grifo el brócoli para eliminar la arena y el resto de presencia de la huerta (o los fitosanitarios si la verdura es industrial). Cuece la verdura hasta que quede al dente y sácala del agua para parar la cocción.


Aparte pon a calentar la leche y, antes de que hierva, apártala del fuego. Pon en un cazo a derretir mantequilla y, cuando esté derretida añade la harina removiendo para cocinarla. Cuando coja color añade la leche caliente que habíamos apartado. Mover constantemente para evitar que se pegue, se queme o se formen grumos. 


Si levantamos la varilla y se forma un hilo ya está guay. Entonces añadimos sal, pimienta, nuez moscada y lo mezclamos convenientemente. Arrimamos un par de minutos al fuego y ¡hala!, a echar sobre el brócoli.


Una vez volcado y espolvoreado un poco de queso sobre el brócoli metemos al horno unos minutos, con el grill, para dorar la bechamel y el queso. El resultado es el de esta foto de más arriba..

Advertisements
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s